El Sitio de Antonio Naval Mas

Ahora, sí es expolio

Miércoles 7 de junio de 2006 por Antonio Naval

Publicado en el Diario del Altoaragón, el 25, mayo, 2006.

AHORA, SÍ ES EXPOLIO

Siempre mantuve que los obispos de Lérida habían hecho lo que debían, cuando pusieron a buen recaudo las piezas, no pocas veces abandonadas en parroquias de su jurisdicción, pues entre sus deberes insoslayables está el proteger y custodiar el patrimonio artístico. Esto nunca se podía llamar ni considerar un expolio. Sin embargo, a la vista de cómo se han desarrollado las cosas, el obispo Ciuraneta, que ha desafiado al Vaticano con un desparpajo que usualmente suele reprimir esta institución, puede retirarse con la conciencia de haber hecho todo lo que estaba a su alcance para no devolver aquello de lo que le habían dicho y sabía que ya no podía retener. Su logro conlleva haber puesto precio a su dignidad, y haber antepuesto la ambición a las reglas de juego, como eclesiástico y como ciudadano. Esto sí es expolio.
Todos cuantos gestionan la sociedad, sea de ciudadanos o sea de creyentes, son políticos y, por lo tanto, con el discernimiento y prevención que debe calificar a los buenos políticos, debieron impedir llegar a este punto. El Vaticano debió hacerlo acelerando y no aceptando trámites dilatorios, y llamando la atención a este obispo que ha perdido los papeles.
El otro protagonista, que está danzando cómicamente al son de algunos panderos, es el presidente Rodríguez Zapatero. Con ligereza y escaso pudor se bajó los calzones en el tema de los papeles de Salamanca. Entonces fue a despecho de Castilla y León, ahora de Aragón. Lo sucedido en el Parlamento catalán es un problema grave que conlleva inconsistencia de reglas de juego. El colectivo de ciudadanos, la sociedad que se da una normativa, establece unos conciertos, convenios, reglamentos o lo que sea, para después hacerlas cumplir solo según a quien afecta, e interpretándolas de acuerdo con las circunstancias, se coloca al margen de los países que quieren ser de progreso social. Entonces es ineludible alardear de democracia, para disimular que no se cree en ella. Los catalanes, en su normativa han reconocido lo que era evidente, que no pueden disponer del patrimonio de la Iglesia, y, consecuentemente, de lo depositado en Lérida. Lo que ha hecho el Parlamento catalán es literalmente ilegitimo. Si a algo evoca ese cubículo es una cueva de ladrones. Rodríguez Zapatero como responsable máximo de la ejecución de estas reglas debió impedir llegar a este punto de desafío provocativamente exhibido por el Parlamento catalán, porque están en juego todo un ordenamiento que pone en tela de juicio la categoría internacional de España, y su calificación como estado de derecho. En todo país bien articulado los gestores públicos están constituidos para llamar al orden a sus subordinados.
Ahora, con una situación mucho más complicada por negligencia, el Gobierno de España debe hacer rectificar al Parlamento catalán su toma de postura. Este, al menos va a conseguir diferir mucho el asunto si entra en vía de proceso de Tribunal Constitucional. La solución no es un chalaneo de feria. Seguir sin tomar posición deja inequívocamente en evidencia el menosprecio por Aragón.

Antonio NAVAL MAS. Profesor de Arte y autor del libro. “Patrimonio Emigrado”


Portada del sitio | Mapa del sitio | |

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio 1.- Patrimonio artístico  Seguir la vida del sitio Litigio Barbastro-Monzón y Lérida   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License