El Sitio de Antonio Naval Mas

Sijena,otro problema pendiente

Domingo 12 de octubre de 2008 por Antonio Naval

Fue publicado en el Diario del AltoAragón, el día 12 de octubre de 2008

SIJENA, OTRO PROBLEMA PENDIENTE

Antonio, NAVAL MAS

Entre los efectos negativos del tedioso litigio de los Bienes que ya lleva trece años, está el no haber prestado atención suficiente a otros asuntos pendientes en la recuperación del Patrimonio, como son el conjunto de obras procedentes de Sijena, monasterio trasferido a Barbastro Monzón, lo relacionado con la excatedral de Roda de Isabena, y las piezas vinculadas a la transferencia de 1955, como son el retablo de Berbegal y la Portada del Tormillo. Se ha dejado pasar demasiado tiempo, en una espera que pareciendo razonable, ya es contraproducente. Hay temas como el archivo de Roda de Isabena, cuya dilación en la recuperación depende directamente de la ineludible gestión de la administración eclesiástica de Barbastro-Monzón, con riesgo inminente de pérdida que puede derivar de negligencia responsable.

Sería indicio de no haber entendido el trasfondo del problema pensar que toda la gestión por recuperar todo lo demás se viera como sola consecuencia de un súbito afán por poseer, motivado por las circunstancias políticas, o, lo que resultaría más equivocado, de una simple revancha frente a la censurable actuación en el Litigio de los Bienes de la Parroquias llevado a cabo por los protagonistas catalanes.

Con la superación de los tiempos del franquismo los españoles optamos por una articulación de España en autonomías. El paso del tiempo ha hecho que algunas, entre ellas la que nos afecta, Cataluña, haya entrado en proceso de tanteo por conseguir tanto cuando sea posible por encima del listón establecido en la búsqueda de equidad solidaria. Esto se está haciendo realidad no solo con la permisividad, sino con el estímulo de los gobiernos socialistas regidos por Rodríguez Zapatero.

En este contexto político cobra mucha más fuerza que una comunidad histórica, Aragón, relevante junto con Castilla en la formación de esa realidad que es España, tome conciencia de la reivindicación de todo aquello que contribuya a mantener el perfil de su relevancia. Y esto, no al margen de contrarrestar intentos como el de Cataluña empeñada en diferenciarse hasta allí hasta donde le permitan.

Sijena, superviviente a la desidia y al atropello

Hay reivindicaciones pendientes, que como consecuencia de negligencias que ya son imputables, son más problemáticas hoy que en 1995. Son las relacionadas con todo el conjunto de obras vinculadas al Real Monasterio de Sijena que, en condición de depósito, están dispersas en diferentes centros. Con una historia de esplendor, su desintegración, no al margen de falta de tacto de la Comunidad Religiosa Histórica, fue anunciada y denunciada, sin que en el momento oportuno mereciera la consideración de las distintas administraciones desde la local hasta la del estado. El infortunio fue dramático con ocasión de la Guerra Civil del Treinta y Seis.

Lo que queda del conjunto de obras de arte de Sijena, está formado por
1- Piezas que fueron vendidas por las monjas
2- Pinturas de la sala capitular
3- Piezas depositadas en el Museo Diocesano de Lérida
4- Piezas vendidas en 1983 y 1992

El primer bloque son las piezas de las que las religiosas se fueron desprendiendo como consecuencia del declive y carestía que sufrieron durante el siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellas están el magnifico retablo de la Virgen del Comendador, actualmente en el Museo de Arte de Cataluña, y las tablas del no menos magnifico retablo mayor repartidas por diferentes museos. Las pinturas de la sala capitular fueron gravemente dañadas en el salvaje atentado de septiembre de 1936. Poco después sin que quede claro cómo se gestionó, fueron arrancados los restos y cuatro años después depositados en el Museo de Barcelona. En 1972 cuando la comunidad ya veía difícil sobrevivir en el histórico Monasterio fueron llevadas al Museo de Lérida, en varios viajes de camión, los restos artísticos que todavía sobrevivían, entre ellos lo que quedó de retablos destrozados durante la guerra y algunas imágenes. Destaca como pieza sobresaliente la Silla de Doña Blanca, pieza única de excepcional valor. De este bloque, dos lotes compuestos por piezas de desigual valor fueron vendidos en 1983 y 1992 a la Generalidad de Cataluña. Entre ellas hay un portón del convento más valioso por su singularidad que por una terminación artística.

Las piezas vendidas en una primera etapa son prácticamente irrecuperables. Revolver las condiciones en que se realizó la venta es una posibilidad, pero con muy escasas probabilidades de llegar a ninguna parte. La pérdida de las pinturas de la Sala Capitular es uno de los actos más salvajes que ha experimentado el patrimonio español. Se sabe que fueron levantadas por el restaurador Gudiol y, que, cuatro años después, a petición del historiador Ainaud de Lasarte fueron depositadas en el Museo de Arte de Cataluña, sin que quede claro si previamente habían sido levantadas con consentimiento de la comunidad. Su recuperación hoy es más problemática que hace trece años, y conlleva la dificultad de ser otras las propietarias por herencia. (Ver D. BUESA CONDE “Sijena y la historia maldita de unas pinturas”..... en Trebede, num. 40-41 (jul-agos. 2000) pp 43-52). Parecida dificultad conlleva las piezas en depósito en el Museo de Lérida. Respecto a los dos lotes vendidos, consta que la venta fue hecha por las religiosas con los permisos requeridos del que entonces era su obispo de Lérida. El problema es que fueron enajenadas a la Generalidad en secreto, de forma que el Gobierno de Aragón no tuvo la oportunidad de ejercitar el derecho de retracto. El asunto esta en el Constitucional. Nunca quedó claro cúal de las dos comunidades, la histórica o la de acogida, hizo la gestión. En febrero de 2006 la secretaría de esta institución, a pregunta de Chunta Aragonesista, contestó que el pronunciamiento estaba pendiente de votación. Es posible que la dilación sea consecuencia de los conocidos problemas internos del Constitucional.

La razón de la reclamación
Si las circunstancias políticas fueran otras sería irrelevante, incluso podría ser inoportuno como fue con anterioridad, emprender acciones para la recuperación de los residuos de este conjunto de piezas muebles muy significativas para Aragón. La razón radica en la nueva estructuración de España. En este contexto piezas como las mencionadas, aún sin borrar la procedencia pueden quedar, y de hecho quedan, totalmente descontextualizadas de una realidad histórica y artística que es y tiene que ser significativa para Aragón

Sijena es panteón real de Aragón, pero, aún profanado y en monasterio histórico extinguido, está en el histórico reino a diferencia del de Poblet, también panteón real de Aragón que ha quedado en Cataluña. Además Sijena, con momentos de esplendor deslumbrante como ponen de manifiesto precisamente la abundancia y calidad de las piezas de arte, en el día de hoy es el exponente de una barbarie que no debe olvidarse invocando falsos pudores. En las circunstancias políticas actuales de distanciamiento, buscado por Cataluña, ofrece el agravante de haber sido hordas de analfabetos y resentidos anticlericales procedentes de esta comunidad los que lo saquearon y destruyeron al principio de la Guerra Civil del Treinta y Seis. Proponer que esta fuera la principal razón para que Cataluña entregara los despojos en compensación del vandálico acto debería ser una razón, a imitación de lo que otros países han hecho para contrarrestar agresiones efectuadas con destrucción irreparable. Pero es poco menos que impensable, y, seguro que la sorpresa inicial de la sugerencia estallaría en incontrolada carcajada en los patriotas catalanes.

Desde la óptica del ordenamiento jurídico eclesiástico hay posibilidades de reclamación de las piezas procedentes de este conjunto monástico, en la medida en que también fue un centro trasferido con el reajuste de parroquias y sus demarcaciones con base en el decreto de 1995. La manera de proceder no es fácil y hoy más difícil que en aquel año de la reorganización. Las complicaciones aparecen por tratarse de un monasterio, sujeto consecuentemente a un régimen especial dentro del ordenamiento canónico de la Iglesia, reconocido, no obstante, por el ordenamiento civil. Sin embargo, a diferencia de otros monasterios dependientes de un abad, éste estaba directamente sujeto a la jurisdicción episcopal. (Ver conferencia difundida del profesor F. AZNAR GIL 29-feb-2008).

El problema principal en esta reivindicación pendiente radica en que se ha dejado pasar el tiempo de forma que han desaparecido todos los miembros de la comunidad histórica, que pasó a vivir a Barcelona. Actualmente es en Vitoria donde está la comunidad propietaria de las piezas depositadas. Hay que reconocer que, poco después del reajuste parroquial de 1995, tal como se dijo, el Obispo Echevarria, hizo una gestión con perspectivas de buen desenlace a favor de la nueva diócesis reorganizada. Pero, en el momento definitivo de la firma las religiosas habían cambiado de opinión a sugerencia del Director del Patrimonio diocesano de Barcelona. Después, los dos obispos siguientes se desentendieron del tema, dejando que desparecieran por completo la comunidad histórica, cuando era evidente que por la edad de las religiosas urgía gestionar la transferencia. A ello se puede añadir la manifestada, de hecho, falta de interés por el tema por parte de la administración eclesiástica de la Diócesis de Barbastro-Monzón, con más que cuestionable capacidad para enfrentarse a este otro problema de más difícil solución que la recuperación de los bienes de las parroquias.

Esto lleva a la conclusión de tener que buscar un planteamiento distinto que ya es urgente recurriendo a personal con capacidad para negociar, después de haber estudiado sopesadamente las circunstancias, y por especialistas de entrenamiento reconocido en temas de Patrimonio en conflicto. La ley del Patrimonio Histórico Artístico de 1985, dejó abierta la posibilidad de acciones subsidiarias cuando hay pasividad por parte de los principales responsables. Es el estatus que amenaza a todo el Patrimonio de la Iglesia.

En lo que a Sijena se refiere, hasta el momento no consta que se haya hecho alguna gestión con posibilidades de llegar a alguna parte. Todo lo más que ha habido son trifulcas entre los políticos que, en febrero del 2008, aprovecharon un desliz de la Consejera de Cultura del Gobierno autonómico para pedir su dimisión. Fue todo.

El cansancio es real en el tema de reubicación de bienes artísticos de Aragón actualmente en territorio de Cataluña. Resistir es la mejor respuesta a la desvergüenza que conlleva la ambición irracional.


Portada del sitio | Mapa del sitio | |

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio 1.- Patrimonio artístico  Seguir la vida del sitio Sijena   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License