El Sitio de Antonio Naval Mas

El complejo catalán

Lunes 25 de octubre de 2010 por Antonio Naval

Publicado en Diario del Altoaragón el 21, dic. 2008

EL COMPLEJO CATALAN

Antonio NAVAL MAS

La última vuelta de tuerca de la Santa Sede, desde la lógica jurídica, será vista por los catalanes catalanes como un desaire más. La sentencia de TSJC deja al quinteto del Consorcio, bastante desvencijados (diciéndolo de forma elegante). Ambos documentos llegan después de la publicación del reciente libro, El Complot, pero, en el mejor de los casos, a su autor no le hubieran interesado por el contenido sino como otro punto de apoyo para corroborar su visión de su realidad catalana. La publicación, no obstante, al final, ha resultado mucho más interesante de lo que se podía prever.

El libro aporta bastante información en fechas y datos. Otra cosa es que no pocas de aquellas están presentadas por aproximación, lo cual también se puede decir de estos. Ignora fuentes y documentos básicos ineludibles para entender el asunto de los Bienes. Entre los documentos, el denominado Decreto Definitivo y el informe Ruiz Pintó, y, entre aquellas, todo lo aportado y esclarecido, por ejemplo, por el Diario del Altoaragón, que solo menciona en una ocasión. Por supuesto, de las leyes catalanas al autor le interesa lo que le sirve para justificar sus conclusiones. Aparte de la fantasía del complot, que es el tópico conductor, intenta probar el asunto de la “propiedad ilerdense” y poner en evidencia “su unidad museística”. Con respeto a aquella, al final del libro se llega a la conclusión de que el autor no lo tiene claro. Y con respecto a ésta, además de incuestionable para los expertos catalanes la presenta como avalada por el Ministerio de Cultura. Desconoce en todo momento la oportuna aportación del letrado Español que les ha hecho sacar a la luz varios documentos determinantes, en los cuales la propiedad catalana no la defienden ni los catalanes de pro, y de la “unidad”, el Ministerio intruso justo dijo lo contrario. Ahora, para colmo, el Tribunal aparece con su primer sentencia.

El libro, en el fondo, es muy bueno: es la Historia de Cataluña vista por los catalanes catalanes, para los que, por estar en Cataluña, tienen que ser catalanes. Dicho de otra forma, es el arquetipo de historia escrita de acuerdo a cómo los catalanes catalanes les gustaría que hubiera sido su historia.

A lo largo de todo el libro queda corroborado con claridad e insistencia que los catalanes catalanes se perciben como incomprendidos, marginados y perseguidos. Con respecto a la incomprensión, hay que reconocer que están en lo cierto, pues no es fácil comprenderlos. En relación con la marginación, es incuestionable que, como colectivo, les es inherente una actitud de inadaptación histórica que arranca en la Baja Edad Media, cuando se les ayudó a que superaran el feudalismo. Después, es escasa y puntual la aportación, por ejemplo, a la cultura y las letras, el pensamiento y el arte, a excepción de periodos circunscritos, como el del franquismo, en que Barcelona fue una referencia. Respecto a la catalanofobia, de la que hay pocas páginas en las que el autor no se lamente, no es más que una innata limitación para aceptar que no es exactamente eso lo que motiva al alto clero, pues la realidad es que en el Vaticano están de los catalanes hasta el solideo (emplazamiento natural del moño). Hay que reconocer que la élite catalanista ha logrado que los catalanes sean conocidos en todo el mundo, pero, no pocas veces, si al interlocutor de cualquier parte le das pie, no es precisamente admiración lo que se les escapa sino la percepción de que son “la mosca” (la de querencia a dicha sea la parte). El libro esta empapado de una obsesión enfermiza, por lo que, si responde a una generalización, no sería de extrañar que también los catalanes catalanes se vean en la necesidad de buscar un RH negativo que explique lo incomprensible de la automarginación, y lo sospechoso de la complacencia en sentirse perseguidos.

Al libro, por todo esto, hay que darle la consideración de un “clásico” por lo que tiene de arquetipo. ¡Quien me iba a decir que acabaría pasando por el aro leyendo un libro en catalán! (eso sí, me lo han regalado). La experiencia me ha traído como grata sorpresa lo curioso que resultan, por no decir otra cosa, muchas palabras catalanas leídas con fonética del español.

En definitiva, si alguien se siente interesado por este libro todo lo que tiene que hacer es acercarse a una biblioteca para pedirlo en préstamo


Portada del sitio | Mapa del sitio | |

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio 1.- Patrimonio artístico  Seguir la vida del sitio Litigio Barbastro-Monzón y Lérida   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License