El Sitio de Antonio Naval Mas

Los "bienes" en chalaneo de feria

Domingo 22 de junio de 2008 por Antonio Naval

Publicado en Diario del Altoaragón, el 22, junio, 2008

LOS “BIENES” EN CHALANEO DE FERIA

Antonio NAVAL MAS

Que los bienes van a ser la moneda de cambio, es el paso siguiente. Incluso se va a invocar la convivencia como razón cuando es precisamente debilitar esta convivencia lo que se está utilizando como arma.

La proclividad por parte de un insociable sector catalanista a acumular cuanto se ponga al alcance no está al margen de una posibilidad de futuro para Cataluña, más viable ahora que nunca. Es el acaparar a tiempo para poder prescindir con holgura si llega la oportunidad. Esta posibilidad está alentada personalmente por el actual Presidente de España.

El asunto de los Papeles de Salamanca no es una anécdota prácticamente olvidada. Fue una bochornosa actuación por parte de este personaje, partidista como nadie, y sin otra visión de la política que la del parcheo en la medida en que lo van exigiendo las sucesivas goteras. Era un archivo creado por el régimen franquista con fines policiales, tan discutible como puedan ser los de la Inquisición o los archivos nazis, pero de impensable fragmentación por el solo hecho de que caprichosos e irresponsables solicitaran sus fondos. Rodríguez Zapatero menospreció, tal como es usual en un político sin rumbo seguro, la realidad histórica. Es decir alteró el “primer destino” de los papeles-documentos, segregándolos de la unidad inicial o primera para crear un nuevo archivo. La Generalidad no podía aducir ningún título de propiedad porque no habían sido suyos. Esto es inaceptable desde la práctica archivística. Es romper la realidad original para crear caprichosamente otra realidad subordinada a otros objetivos. Es lo que siempre han intentado los catalanes con respecto al Archivo de la Corona de Aragón, sustituyendo la práctica común por una veleidad de tribu, y haciendo de la Historia un relato acomodado a la limitación de los inadaptados.

Rodríguez Zapatero mutiló el Archivo de Salamanca a despecho de los gobernantes en Castilla León, que eran de otro partido distinto al suyo, y actuó partidariamente a favor de los suyos y de sus aliados gobernantes en Cataluña.

Mantenida la misma situación política en la vecina región, hoy comunidad con aspiraciones a ser considerada nación diferente, en ningún momento el Presidente ha intervenido en el conflicto de los “bienes” cuando es un asunto de Estado con incidencias internacionales y regulado por derecho internacional. Como se ha dicho, respecto a los “bienes” siempre ha habido un título de propiedad, y no hay otra unidad que la que se ha pretendido crear en el actual museo en función de su reclamación.

Los partidos catalanes, y su parlamento, están imponiendo sus reglas de juego, a la vista de la connivencia del Presidente del Gobierno, anti “hombre de Estado” que ya forma parte de la galería española de “tipos para no olvidar” si se quiere evitar el caer en los mismos errores. Sus actuaciones, y los catalanes lo saben, han sido reiteradas en línea con su aspiración, no tan oculta, a colocar a la nación española en vías de trasformación hacia una republica federal. La ambición de los colectivos catalanes ya no disimula que solo les interesa 83 de las 112 piezas, puesto que el resto es chatarrería de escaso interés histórico y sin ningún valor convertible en dinero.

En este proceso de reafirmación nacionalista hay que tener presente el papel que desempeñó la iglesia catalana, principalmente sus obispos, a finales del siglo XIX. De esta estrategia entonces formó parte la creación de alguno de los museos diocesanos catalanes. El Presidente de España debe asumir su responsabilidad de Estado en el asunto de los bienes de Barbastro Monzón confiscados abusivamente por la Generalidad catalana con la complicidad del Obispo de Lérida.

Ya hace días llegó la hora en que los socialistas aragoneses pidan a su líder, no tan natural como quieren hacer creer, que deje de jugar irresponsablemente con las cosas de todos y que obligue a permanecer donde les corresponde a sus colegas y aliados catalanes, subordinados en definitiva. Este es el camino y no el de invocar una lesionada convivencia invitando a compartir o repartir las piezas de arte. Es la amenaza que se viene encima.


Portada del sitio | Mapa del sitio | |

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio 1.- Patrimonio artístico  Seguir la vida del sitio Litigio Barbastro-Monzón y Lérida   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License